La espera se hace insoportable. Aislado, intento centrarme en lo que se supone que debo ser y no en lo que soy.

Ser empujado al abismo, a un mar oscuro y tenebroso que muestra las aletas de los escualos como si de colmillos se tratase. En todas las tabernas he escuchado atento historias de monstruos y seres con nombres de pesadilla. Ocultos e implacables juegan con sus horrorizadas presas para acabar por deglutirlas, entre gritos ahogados que se perderán entre algas. Hombres y mujeres que acaban trágicamente al final de la pasarela de un bajel clandestino.

Ahora ya no depende de mí, soy el resultado de mis actos. Ha llegado el momento de afrontar las consecuencias. Ajusto adecuadamente mi sombrero de tres picos. Cuelgo del cinto mi curva espada, abro la puerta de mi camarote de popa y escupo con un grito iracundo:

—Arrojadlos a todos por la borda.

Relato presentado en el III Concurso de Microrelatos del Museu Marítim de Barcelona. Aquí podréis encontrar todos los relatos participantes y también a los finalistas y ganadores de esta edición: http://microrelatsmmb.blogspot.com.es/