Extracto de «Mi amigo Andrés»

Mi amigo Andrés decía que a él no le asustaba nada, excepto, quizás y solo un poco, los espíritus, de los que aseguraba recibir
frecuentes visitas. Le gustaba contar con voz solemne y rostro impasible historias sobre almas errantes a caballo entre dos mundos. Ouija, telequinesis y psicofonías eran solo algunas de las formas en que se le manifestaban estas apariciones, palabras nuevas, complejas y aterradoras para un niño de nueve años como yo.

Daniel Clemente

Autor del relato

Marc González

Ilustración

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *