Extracto de “Palabra de Dios”

Pilar Miranda no suele oír voces internas, de hecho, nunca las ha oído hasta esta mañana justo cuando ha pedido medio kilo de chipirones y un pulpo de tamaño medio en la pescadería del Mercadona. Cómo cocinar los chipirones lo tiene claro, limpitos y luego rebozados, pero el problema siempre lo tiene con el pulpo. A ella, le gustan a la plancha como en el bar del barrio, melosos, con los tentáculos un poco chamuscados, con sal gorda y un buen vino blanco. Pero siempre le salen duros. Hay que hervirlos antes, le dice siempre su marido que va de listo, hervirlos y engañarlos, como si los pulpos tuvieran conciencia. Sí, medio kilo de esos de ahí, limpios. Oye, y ¿para que no salgan duros?

—Hola Pilar, soy Dios. No te asustes.

 

Rafa Moya

Autor del relato

Manel Cruz

Ilustración

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *