Extracto de “No me falles esta noche”

Los patos iban cayendo, ping, ping, ping, se desplomaban las liebres, pong, pong, pong, y luego, pum, pum, pum, estallaban los globos.

–Pedazo de puntería –dijo la encargada de la caseta de tiro. Era una gitana quinceañera, con un top ceñido a reventar y una melena platino ondulada que le llegaba a la cintura.

–Tengo un pulso de cirujano –se jactó el tirador, recorriendo la caseta con la mirada. La chica estaba sola entre una muchedumbre de peluches.

¿Sería ella?, se dijo, excitado. ¿Habría encontrado ya a su cita?

 

Josep Sampere

Autor del relato

Marc González

Ilustración

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *