4 + 14 =

En los laboratorios OLALLA SA, nuestro compromiso principal es la calidad.

En estos días en los que la globalización y la tecnología nos han hecho olvidar las tradiciones y las buenas costumbres, un pequeño oasis entre la productividad desbordada, sobrevive entre montañas y rocosos desfiladeros. Hace más de 250 años que el apellido Olalla se estableció en la provincia de Cuenca y desde entonces, la tradición familiar ha enseñando generación tras generación, los valores de la honradez y el trabajo. Abuelos, padres e hijos, gestionan la antigua empresa a la vieja usanza, obteniendo una calidad en su producto difícilmente alcanzable por las grandes multinacionales.

En Olalla, la luz de luna llena se recolecta una vez cada 28 días, pero no durante toda la noche. Lo hacemos únicamente en la hora y media donde su calidad es máxima. Nosotros no tenemos una gran producción, no es eso lo que buscamos, nosotros vendemos calidad y exclusividad. Descartamos muchos lúmens en cada cosecha, pero alguien que compre uno de nuestros productos, tiene la certeza de que no le defraudará. Compra lo mejor y obtiene un género que le proporcionará un resultado proporcional al precio que ha pagado por él, ni más ni menos.

Elisabeth Olalla Stevenson