Extracto de «Liberación»

Le costaba oír con claridad. Tan solo un rumor lejano se adentraba por sus oídos sin poder distinguir a qué correspondía. Quizás agua, quizás voces, quizás un golpeteo insistente; ahora mismo era incapaz de adivinar la fuente. Tampoco veía más que algo de luz a través de lo que parecían ser sus pestañas —aventuró—, una tenue claridad que no era capaz de discriminar ni clasificar como natural o artificial. No notaba nada más, salvo una especie de olor a quemado y un sabor raro en la garganta. La luz se fue volviendo más y más tenue, más disimulada, casi inexistente y el rumor más inaudible. Finalmente ambos se alejaron.

Jesús Cerezo

Autor del relato

Dani Ramos

Ilustración

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *