• Título: “El evangelio según Loki”
  • Autora: Joanne M. Harris
  • Editorial: Minotauro
  • Edición: Junio 2015
  • Pàgines: 336
  • ISBN: 978-84-450-0268-1
  • Opinió:

 

 

Tenía muchas ganas de leer esta novela, ya que reúne varios puntos muy atractivos. De entrada, a cualquiera que le guste la mitología, la fantasía y el relato épico, le atrae con seguridad la mitología nórdica. Y estoy prácticamente seguro de que a cualquiera que le guste la mitología nórdica, le gusta Loki. Así pues, tener un volumen donde encontrar y aclarar algunos detalles de esta ancestral historia de Aesires y Vanires, y además que esté explicada por el dios de los embustes, es algo que en mi caso, no podía pasar por alto.

Loki es un dios nórdico distinto a los demás, por su notoria reputación para el engaño y la mentira y por su capacidad de resolver problemas creando otros nuevos. Al ser un demonio de nacimiento, los otros dioses desconfían de él y nunca le aceptarán como un igual. Por eso Loki ha jurado vengarse.

Pero mientras planea la caída de Asgard y la humillación de sus torturadores, otros poderes aún mayores conspiran contra los dioses y se prepara una batalla que cambiará el destino de los mundos.

Desde el momento en que Odín lo recluta y lo saca del reino del Caos, pasando por los años como chico para todo de Asgard, hasta su caída en desgracia antes del Ragnarök, ésta es la historia no oficial del mayor embustero del universo.

Fuente: www.planetadelibros.com

Siempre me han gustado mucho las novelas, cómics, películas o series relacionadas con la épica historia Asgardiana. Cualquier producto que haga referencia a esta mitología, me atrae de manera especial y por lo tanto también hace que las consuma de manera totalmente imparcial. En el caso de esta lectura, ha sido al contrario. En un momento en el que los temas que más me atraen distan mucho de la fantasía épica, ha sido más un intento de perpetuar mi histórico seguimiento de Odín y sus huestes, que no una atracción real. Esto, creo, ha vuelto a condicionarme y ha volverme imparcial una vez más, aunque en el sentido contrario. Es cierto que el libro me ha entrado sin problema, lo he leído a buen ritmo y sin aburrirme en ningún momento. Cuenta la historia desde un punto de vista diferente, mucho más divertido y cargado de la ironía y el resentimiento del antihéroe de la saga. Pero no me ha emocionado. Como digo, en este caso creo que la culpa es mía o más bien del momento escogido para su lectura, estoy seguro de que alguien que tenga más de cara este tipo de lectura, disfrutará mucho con “El evangelio según Loki”.

Para mi gusto sobran algunos chistes o en cualquier caso, los hubiera formulado de una manera diferente. A veces el lenguaje se me presenta demasiado moderno. Sí, es cierto que seguramente la autora pretendía explicarlo con un ritmo y un un lenguaje actual, y de ahí el escoger a Loki como narrador, pero en algunas ocasiones se pasa, siempre desde mi punto de vista. La forma en la que la mitología nórdica me gusta, es precisamente la épica; que un personaje rompa esa épica, a veces incluso ridícula, es de agradecer, pero sin que eso la haga desaparecer.

Os cito a continuación una de las frases que por ejemplo rompían mi ritmo de lectura. Seguramente a otro tipo de lector les encantarán y por ello debe tomarse como un simple ejemplo, entre muchas otras páginas repletas de una muy buena narración.

Balder se ofreció muy magnánimo a incluirme en el próximo torneo de fútbol entre asesires y vanires.

Joanne M. Harris, es la autora de una serie de novelas fantásticas con aires nórdicos (RUNE), que parece muy interesante. La manera en la que “El evangelio según Loki” está escrita, me hace pensar en que me gustará leer dicha serie, aunque en un momento más adecuado.

Conclusión: Un divertido libro con el que conocer el imaginario Asgardiano.

 Joanne M. Harris

Fuente: www.joanne-harris.co.uk

 

Nació en Yorkshire en 1964. Su madre era francesa y su padre inglés, con lo cual siempre sintió que formaba parte de ambas culturas. Intentó ser bajista de jazz y trabajó como contable, pero aceptó la tradición familiar y se dedicó a la enseñanza. Siguieron a Chocolat, su gran éxito, Juego de caballeros, Zapatos de caramelo, Cinco cuartos de naranja y Runas, entre otras novelas.